martes, 14 de septiembre de 2010

Timelapse de Tokyo

Increible timelapse de Tokyo. Os recomiendo reproducirlo a pantalla completa y con el audio puesto.



Visto en Kirai

lunes, 30 de agosto de 2010

Videos variados en Tokyo

Hoy traigo una ronda de algunos videos que grabé en Tokyo. Disculpas adelantadas por la poca calidad =P

Vistas de Takadanobaba (Shinjuku) desde la ventana de mi habitación un día lluvioso:


Diviertiéndome en un Matsuri (festival típico japonés) en Shinjuku:


Disfrutando de Shinjuku con su preciosa iluminación navideña:


Ayano jugando con un extraño artilugio "adivinador de futuro":


Maquillando el gato de una amiga (1/2):


Maquillando el gato de una amiga (2/2):

sábado, 31 de julio de 2010

Como conocí a Ayano

La historia de como nos conocimos Ayano y yo no es especialmente espectacular, romántica ni tan siquiera inusual. Básicamente se podría resumir en que el destino quiso un buen día que estuviesemos en mismo lugar, con amigos y conocidos en común que nos presentaran. Aun así, recuerdo los detalles y el momento como algo bonito.

Mi compañero de piso Adrien es el organizar y creador de la mensual fiesta underground más importante en Japón, el Tokyo Decadance. Llevaba todo el mes de Octubre ayudándole con los preparativos del evento y todo apuntaba a que sería con grandes probabilidades una de las fiestas más importantes de mi vida. Asistirían de las estrellas más grande del rock japonés como Rolly, dioses del antiguo Visual Kei como Kaya, el duo de famosas lolitas Kokusyoku Sumire y hasta Adrien me contó en secreto la posibilidad de que también viniese Marilyn Manson como cliente al que él conoce hace años. Para colmo todo esto se celebraría dentro del colosal e impresionante Christon Cafe de Shinjuku, un sitio de esos que cuando los ves piensas -esto solo existe aquí-. Total, yo no pudiera estar más impaciente porque llegase esa noche, me pasé el mes entero fantaseando con aquel momento.

Christon Cafe:

El día llegó y para bordarlo más estaba mi hermano y unos amigos españoles en Tokyo y se apuntaban a venir conmigo. La noche transcurrió llena de diversión como no la había vivido nunca antes, estaba extasiado por todo lo que estaba viendo. Aquí teneis un video resumiendo en 10 minutos toda la fiesta de la noche, así os podréis hacer a la idea de como es una noche de diversión en Tokyo;



Casualmente Ayano y yo habíamos coincidido la semana anterior en el club Tokyo Dark Castle pero nadie nos presentó esa noche, aun así ella ya se había fijado en mi. Fue entonces en el Tokyo Decadance cuando ella me vio por segunda vez y comentándoselo a una amiga la cual me conocía, dio oportunidad a que momentos después nos presentaran dando paso al comienzo de nuestro bonito romance. Un hecho gracioso es que Alice (la amiga en común que nos presentó) se acercó a mi diciendome "Mira, esta es mi hermana pequeña Ayano" y a su vez Alice le dijo a ella que yo era el primo de Adrien ahahaha, todo absolutamente incierto pero que nos dio para un buen momento de risas cuando días posteriores descubrimos los falsos parentescos de uno y otro.

De aquella noche conservo una foto que nos hicieron con el móvil de Ayano a los pocos minutos de conocernos, ninguno de los dos salimos favorecidos pero eso es lo de menos.


Al acabar la noche intercambiamos los mails de nuestros móviles y curiosamente aquella noche cuando aun apenas la conocía, había recibido papelitos con los mails de varias chicas pero de una forma u otra perdí absolutamente todos menos el de Ayano que lo había guardado en un bolsillo diferente, cosas del destino xD.

Luego la semana siguiente nos la pasamos intercambiando mails desde nuestros teléfonos y pasaron así los días hasta que dijimos de quedar de nuevo, y a la luz del día en Harajuku. La verdad es que cuando la conocí entre todo el jolgorio y las copas de más que me regalaban constantemente y me tenía que beber por educación...recordaba vagamente el rostro de Ayano, tan solo podía recordar con claridad sus ojos tremendamente grandes y bonitos. Aquella tarde en la que quedamos salí de la estación de Harajuku y esperaba encontrarme una gothic lolita u otro simil estético por la ropa que llevaba cuando la conocí, pero no, allí había una guapísima gyaru vestida de arriba a abajo de OneSpo a la que pude reconocer rápidamente por su gesto al verme. Transcurrió la tarde de forma bastante divertida charlando y paseando entre las tiendas de Harajuku y ya al terminar el día fuimos a un centro de máquinas purikura para hacernos unas fotos.


Después de aquella tarde pensé lo perfecta que me parecía por todo lo que teniamos en común, ya que ella al igual que yo le gustan movimientos más undergrounds como pueden ser el gothic/visual kei/lolita/cyber/etc y a su vez la tendencia autóctona gyaru & gyaru-o. No es algo común, ya que por lo general las gyarus japonesas no están interesadas en ningún otro movimiento cultural/estético que no sea el suyo propio.


Nota: Disculpar el fallo en esta entrada hasta el día de hoy que la vuelto a reescribir tras un estúpido error cometido la última vez que intente publicar.

jueves, 24 de junio de 2010

Ayano de visita por España

Como ya he contado en anteriores ocasiones, mi novia Ayano y yo estamos separados por la distancia temporalmente hasta mi regreso a Japón. Fué exactamente el 10 de Diciembre en plena navidad cuando cogí el avión que me llevaría de vuelta a España.

Disfrutando de la iluminación navideña en Shinjuku días antes de partir:


En el mes de Febrero aprovechando que ella había terminado todos sus examenes, decidió venir a pasar un mes entero a España para estar conmigo y así conocer como es el sitio de donde viene su gaijin (abreviación de extranjero).

Cuando estabamos juntos en Tokyo me pasaba todo el día diciendole cuan diferente era Madrid de Tokyo, pero aun así nada más llegar le impactarón muchísimas cosas respecto a su país y cultura.

Recuerdo con mucha gracia como por ejemplo nada mas bajar del avión salió enfurecida porque le habian perdido su equipaje en Barajas y el personal responsable no sabía hablar inglés (increible que exista staff así en un aeropuerto) y para más inri no se molestaron en dar ninguna disculpa, desde luego fue un "buen comienzo" para el impacto cultural del que le avisé que no se sorprendiera, algo así jamás pasaría en Japón y si te perdieran tu equipaje se molestarían de verdad en ofrecerte soluciones y todo de la forma más amable posible y con las disculpas correspondientes por todo ello.

Apenas habían pasado unos minutos desde nuestras quejas y reclamaciones por escrito de lo sucedido cuando saliendo ya de Barajas, cogemos el primer tren que pasa y dentro de él Ayano ve los típicos rayajos a modo firma graffitera, y me pregunta "¿Eso para qué es?" a lo que respondí con estallando en carcajadas por tan inocente pregunta, pero claro en su mente japonesa no entraba que la gente hiciera esas cosas porque sí y sin ningún motivo útil. Anecdotas de este tipo tengo mil a cada cual más curiosa y/o graciosa.

Nuestro primer fin de semana juntos en Madrid coincidía con el evento "Japan Weekend", el cual consiste en un recinto lleno de casetas con merchandising sobre Japón de todo tipo y actividades relacionadas con la cultura japonesa. No soy muy dado a asistir a este tipo de eventos, pero supuse que al igual que a mi me resultaría gracioso ir a un "Spain Weekend" (si existiera) en Tokyo con japonesitos disfrazandose de toreros y sevillanas, imaginé que a ella le sería interesante también.

junto a mi amigo Alex que trabajaba en un stand del Japan Weekend:

Le entusiasmó encontrar chicas gyaru en España, no daba crédito:


Sin haber visto casi nada de Madrid nos fuimos a Palma de Mallorca para hacer una corta visita de la isla y su catedral "La Seu" de estilo románico con influencias góticas.

en la terraza de nuestra habitación del hotel:

andando por la arena de las playas de Mallorca:

la catedral de Palma de Mallorca:

a los japoneses les encanta el baseball =P

Después regresamos a Madrid y una semana más tarde volvimos a coger otro avión, en esta ocasión dirección a Santiago de Compostela en Galicia. No estoy del todo seguro pero creo que Galicia es de lo que más le gusto ver en su visita por España, las calles de Santiago conservan el espíritu de la antigua España y se respira un ambiente diferente del resto de ciudades españolas.

recorriendo las estrechas calles de Santiago:


la fachada de esta casa le encantó, me dijo que le recordaba a un manga que le gusta:

le hablé sobre lo que simboliza la catedral de Santiago para los peregrinos que van a visitarla y le resultó muy curioso:

El tiempo restante lo disfrutamos en mi ciudad Madrid. Visitamos el malísimo museo de cera de Madrid (yo no había estado nunca), participamos en la divertidísima "Marcha Zombie", pasamos varias tardes de picnic en el parque de El Retiro y divirtiendonos con mis amigos, que les encantó poder conocerla en persona después de verla tan solo en fotos.

en la famosa Puerta de Alcalá:

colegiala zombie y militar español zombie ehehe:


con mis amig@s:

junto a Barack Obama en el museo de cera de Madrid:

cenando en el Hard Rock café para ver los zapatos de Michael Jackson expuestos:

tarde de picnic en el Retiro de Madrid:

Días antes de nuestra despedida nos regalamos anillos de oro blanco y diamantes como símbolo de nuestro amor puro y duradero como el mineral que portan cada uno ^^

el solitario de diamante es el de Ayano y la alianza con 2 pequeños diamantes el mio:

miércoles, 23 de junio de 2010

Paseando por el Shibuya 109

La frecuencia con la que posteo últimamente no es la que yo desearía y os pido disculpas por ello, pero para que veais que no me he olvidado de vosotros hoy os traigo un pequeño video que me pareció interesante.


Ya he hablado en otras ocasiones del famoso centro comercial Shibuya 109, allí es donde se puede encontrar la ropa fashion más vanguardista y que posteriormente copian cientos de tiendas y marcas en todo el mundo. Es difícil describir el ambiente que se vive en el interior del Shibuya 109 si no se ha estado nunca, pero ayer encontré este video que a mi parecer acerca muy bien a lo que se vive allí.



Tengo un montón de entradas por escribir aun, pero siempre me encanta que mis lectores me den ideas acerca de que quieren que escriba o sobre dudas que tengan sobre algo de Japón o los japoneses, anoto todas vuestras sugerencias en "tareas pendientes" ;)

saludos!

martes, 1 de junio de 2010

Mi "familia" de Tokyo

Cuando emigras a un país tú solo una de las cosas más difíciles es dejar atrás a la familia y a tus amigos, esto puede ser uno de los sucesos más traumáticos en el cambio de vida, ya que has de empezar desde 0 cuando ya lo tenías todo.

Al llegar los pocos amigos que tenía en un principio cobraban una importancia vital en mi día a día, tomando practicamente el papel de mi "nueva familia". A medida que fue pasando el tiempo mi círculo de gente aumentaba semana tras semana gracias a la ayuda de mis actuales amistades o por causas fortuitas del destino, y es cuando entonces empezé a sentirme que me había abierto un "huequito" en Tokyo y que estaba más adaptado al país.

Hoy quiero mostraros quienes son para mi la gente que más aprecio en Tokyo. Algunos son auténticamente mi familia aunque no compartamos sangre, otros son amistades las cuales me ayudan y cuidan de mi y otros sencillamente amigos de los que me alegro cada vez que les veo y podemos compartir momentos juntos. Lo que todos tienen en común es que gracias a ellos mi vida en Tokyo ha sido más fácil y feliz.

Ayano: ¡Mi novia y mi mejor amiga en Tokyo! Sin duda alguna la persona que más aguarda mi regreso a Japón. Lo tiene todo; lista, guapa, divertida, entrañable,maravillosa en cualquier sentido y con gran interés en otras culturas, tanto que recientemente se ha apuntado a clases de español. Es la persona que más me ha enseñando de Japón y la sociedad japonesa junto con Adrien. "Kawaii" pero sin ser estúpida, una combinación difícil de encontrar y que me hace adorarla. La foto está tomada en el evento "Marcha Zombie" de este año en Madrid.




Adrien: En un principio él era la única persona con la que contaba en Japón y la que me ayudó en absolutamente todo. Él me enseñó cosas sobre la cultura japonesa que hubiera tardado años en percibir y aprender, hizo de profesor de japonés conmigo y me introdució a los que después serían mis amigos y familia. Auténticamente Adrien le considero como si fuera un familiar mio, curiosamente mucha gente en Tokyo se piensan que somos primos porque es lo que él dice siempre al presentarme. La foto es de una divertida tarde en nuestra casa mientras yo me probaba un disfraz de su novia jajaja




Buochan: Ex-soldado de los EEUU y ex-combatiente en la guerra de Irak. La vida de Buochan y como acabó en Japón como poco es insólita llegando a lo apasionante. Nos consideramos el uno al otro hermanos, es la persona con la que más momentos bizarros e increibles he vivido en Tokyo, innumerables momentos juntos. La foto es de camino a Kabukicho en una noche donde al salir de un hostess club nos sorprendió el tifón más fuerte del año y nos perdimos con la lluvia que nos impedía ver más lejos de un metro frente a nosotros, él terminó durmiendo en la calle y yo empapado andando descalzo mientras dando vueltas intentaba encontrar el camino a casa.



Chris (Telemak): Director de cine francés proveniente de París, donde su talento pasaba desapercibido y tuvo que irse a Japón para poder expresar toda su creatividad tras la camara y poder vivir de ello. Inteligente como pocos, en nuestras conversaciones siempre he aprendido algo con él. Gracias a él aprendí que cautelas he de tener en Japón y me mostró un poco que caminos seguir en momentos de decisiones difíciles. La foto le retrata en su sencillo atuendo preferido de ropa oscura y gorra =)







Sumiko
: Los japoneses son en general muy generosos, pero como Sumiko ninguno. Ella es la que hace de "madre japonesa" para Adrien, y en su día fue lo que él para mi. Regenta un restaurante en Takadanobaba donde hacen los gyozas más deliciosos que jamás he probado antes. Incontables son las veces que no me ha dejado pagar la cena en su restaurante o que me traia comida a casa que habia preparado para mi. Otro punto que me encanta de ella es que cuando llega la noche del sábado es capaz de ponerse sus mejores galas y venirse con nosotros a las fiestas más bizarras de Tokyo.





Coco (Asami): Coco creo que debe ser la japonesa más adorable que he conocido en toda mi vida. Al igual que Ayano posee la personalidad de "kawaii" pero sin ser estúpida y que tanto escasea en Japón. Amable, educadísima, divertida, inteligente, dulce y cariñosa son tan solo algunos de los positivos adjetivos que podrían definarla. En la foto nos encontramos los dos disfrutando de la fiesta Tokyo Decadance special Halloween, la que ha sido hasta ahora para mi la mejor fiesta de mi vida.








Joe (Joshep)
: Él es mi amigo no-japonés que más cuerdo está ajajaja, el resto todos tienen sus puntos excéntricos que les hacen divertidos, pero Joe no por ello lo es menos. Llegó a Japón como estudiante hace ya varios años y tras terminar sus 2 años de aprendizaje del japonés encontró trabajo como traductor de software y cosas así. De todos los extranjeros que conozco en Japón, él es el que mejor habla japonés y con más perfecto acento. Pese a su espíritu sereno siempre va a todas las fiestas a las que yo voy y más aun jajaja.






Chris: Mi otro amigo estadounidense con origen en Las Vegas. Él no está exactamente en Tokyo ahora, está viviendo en Seattle, pero realmente quiero volver a verle y sé que ese día será en Tokyo de nuevo. Le conocí a lo largo de un mes tan solo pero llegó a formar parte de la gente que aprecio. Un chico divertido y un poco (¿demasiado? jaja) otaku, también me ayudó en su momento enseñandome japonés y regalándome su diccionario de cuando era estudiante, que aun conservo.







Kazu: Él es para mi uno de los japoneses con más estilo en Tokyo, siempre va perfectísimo independientemente del tipo que sea el evento. Es bastante introvertido y tímido como la mayoría de los japoneses. Trabaja en kabukicho como hosto y estoy segurisísimo de que con un gran éxito entre las mujeres aunque él lo niegue, además también es modelo de h.Naoto. En la foto se nos puede ver a nosotros con nuestras indumentarias nocturnas y fiesteras en un local colosal llamado Christon Cafe situado en Shinjuku.







Akua: pienso que ella es una chica totalmente inusual en Japón. Seria y muy inteligente, no es la típica japonesa que te habla de lo kawaii y lo mucho que le gusta Kitty-chan. Realmente eso es lo que me gusta tanto de ella, de vez en cuando viene bien estar con gente que su mentalidad no sea de color de rosa y todo tan dulce y feliz. Trabaja como camarera en uno de mis restaurantes favoritos en Tokyo, el Christon Cafe.







Misa: Divertida y con gran interés por la cultura extranjera. A menudo hablamos de lo diferentes y parecidos a la vez que son nuestros deseos en la vida, ya que ella anhela irse de Japón y vivir en el extranjero, mientras que yo soy feliz en Japón con una vida "estandar" japonesa jajaja. En la foto salen mi ya mencionado amigo Buochan y Misa de camino a tomar unos cockteles todos juntos en Shinjuku. Ella odia las fotografias por eso siempre sale de esta guisa.








Roko: Si os cruzarais con él un día de diario en el tren pasaría totalmente desapercibido para vosotros, tan solo un japonés más con traje yendo a trabajar. Pero cuando llega la noche y una fiesta a la que acudir Roko se ingenia siempre el atuendo más "llamativo"(?) y se lo pasa en grande sin ningún prejuicio o preocupación de que dirán de él, me fascina su personalidad por ello.








Quizás os hayáis fijado en que gran parte de mis amigos más cercanos son extranjeros. El motivo es que tenemos muchísimo en común por el simple hecho de ser inmigrantes y estamos todos en la misma situación de no tener nuestra familia si nos hiciera falta, con lo cual nos entendemos muy bien y siempre estamos hablando de las cosas malas que tiene vivir en Japón tanto como las cosas buenas, pero generalmente siempre las malas desde nuestro punto de vista de inmigrantes jajaja.

viernes, 28 de mayo de 2010

Mi primer Hostess/Kabakura Club

Desde que me interesé por el mundo de los host y las hostess siempre quise visitar uno de esos clubs de los que todo el mundo hablaba y que solo existen en Japón. Bien, recien llegado a Japón me encontraba un día en casa con mi compañero Adrien hablando sobre este tema, y yo acribillandole a preguntas como siempre ya que él trabaja en unos de los club de host más famosos en kabikuchou, el Club Prince. En unas de esas largas conversaciones con Adrien, se levantó y me dijo "ponte guapo que nos vamos a kabikuchou ahora mismo", recuerdo perfectamente que era Jueves y le reproché que no era fin de semana y que apenas habría gente, a lo que me contestó con una carcajada..pobre ignorante de mi en aquel entonces =)

Era ya bien entrada la madrugada cuando nos encontrabamos andando por estrechas y pequeñas calles atanjando desde nuestra casa en Takadanobaba hacia Kabikichou, como era tarde Adrien no tardó en apresurarse a llamar con su móvil al dueño del club que es amigo suyo para cerciorarse de que habia mesa y sillón libre para nosotros y que nos reservaran el espacio.

Cuando llegamos el dueño del club estaba fuera esperandonos para recibirnos, estabamos cruzando el umbral de aquella iluminada y majestuosa entrada cuando Adrien me preguntó -¿no estás nervioso o tienes miedo?- con un tono del que pude deducir claramente que se estaba divirtiendo de aquella situación nueva para mi, a lo que le respondí con un falso tono de valentía -No ¿por qué debería estarlo?-, sé que mi respuesta sonó convincente pero nada más lejos de la realidad sí que me sentía como poco nervioso, ya que me encontraba ante algo totalmente desconocido para mi y donde no sabía como debía comportarme o reaccionar.


Nos encontrabamos dentro del local pero sin llegar al gran salón donde se acontecía aquel juego de ensueño, recuerdo que a mi derecha habia un gran panel enmarcado con las fotos de todas las chicas y puestas en un ranking piramidal con sus nombres debajo de cada foto, le pregunté a Adrien si podría elegir mi acompañante, a lo que me contó que en aquel club has de pagar un dinero extra si quieres estar con una hostess en concreto, pensé entonces que era mejor al azar y que el destino me pusiera con quien él decidiera para mi primera experiencia kyabajo. La entrada al club fueron 6.000yens (50€ aprox) a la cual Adrien me invitó generosamente, aquel dinero nos daba derecho a permanecer 40minutos de reloj sentados con nuestra acompañante y barra libre de bebidas para nosotros.

En ningún momento quería separarme de Adrien, ya que él era para mi lo que un hermano mayor para un niño en un sitio nuevo y desconocido, asi que nos sentamos juntos en un sofá esquinero. Me sentía bajo presión ya que Adrien es muy dicharachero y antes de acomodarnos ya se había encargado él de hacer saber a todo el staff del sitio que era mi primera vez, pero a la vez me sentia aliviado de tenerle como apoyo por si se producía algun momento incómodo o si necesitaba de alguna traducción puntual, ya que su nivel de japonés es muy alto de todos los años que lleva en Japón.

El manager del club vino a preguntarnos que queríamos de beber mientras esperabamos nuestra compañía, a lo que nos pidió que esperaramos pacientemente por favor y que no se demorarían. Mientras nos encontrabamos bebiendo de nuestras copas a los pocos minutos apareció primero la acompañante de Adrien, recuerdo que en aquel momento pensé exactamente "OK! esto comienza ya, ganbatte!" (ganbatte es una palabra que usan mucho los japoneses y significa algo como "da lo mejor de ti mismo, esfuerzate"), segundos después apareció la que sería mi acompañante, rubia de pelo perfectamente cardado voluminoso con tirabuzones trabajados, vestido de noche verde y largo con pedrería y anudado a su cuello dejando su espalda a la vista, maquillaje perfecto con lentillas azules y un armonioso rostro de nariz y barbilla pequeña con una gran sonrisa que hacía gran juego con su tierna mirada. Yo estaba sentado comodamente en el sofá y ella frente a mi mostrandome su reverencia a la vez que me decía su nombre y extendía sus brazos para darme su tarjeta de presentación, que sujetaba con el pulgar e índice de ambas manos en una perfecta coreografía. En una situación normal yo me hubiese levantado para hacer la presentación en una misma altura, pero me había fijado tanto en Adrien como en los demás que ese no era el código de conducta habitual.


A mi derecha se encontraba sentada mi acompañante Yuki y en mi izquierda estaba Adrien, y este a su vez con su chica hostess. Compartiamos los cuatro una mesa donde teniamos nuestras copas y una jarra de la bebida seleccionada por Adrien (whisky con agua). Cada vez que alguna de nuestras copas se vaciaba un poco ellas estaban atentas de servirnos más, pero no sin antes limpiar de huellas y posibles derrames el vidrio de la copa con una pequeña toalla caliente en un ensayado juego de manos, todo ello sin descuidar una bonita sonrisa. La cortesía y buenas formas de Yuki me tenian maravillado, para el resto de clientes ese tipo de detalles seguramente no significarían nada pero yo estaba atento a cada uno de ellos y mientras lo disfrutaba lo guardaba en mi memoria. Otro ejemplo es cuando en un momento dado le dije a Yuki que me dirigía al baño de servicio, tras asentir ella se levantó antes que yo del sillón dejándome ver su espalda de tez pálida y me cogió suavemente de la mano en un gesto de acompañarme hasta el lugar, cuando salí ella seguía en el mismo sitio en el que le dejé y me estaba aguardando para darme otra de aquellas pequeñas toallas calientes.

La noche estaba transcurriendo sin momentos incómodos y más suavemente de como yo imaginaba en un principio. Me divertí mucho con Yuki hablando de todo y de nada a la vez, me cautivó su maestría para hacerme olvidar que aquello era un momento de pago. Le pregunté acerca de que opinaba de su trabajo y que si realmente le gustaba lo que hacía, a lo que me contesto afirmativamente y contándome que el motivo por el cual disfrutaba era porque podía conocer gente muy interesante de vez en cuando, a lo que no perdió la oportunidad de decirme que especialmente yo era uno de ellos, a día de hoy no sé si aquello fue una treta hechizadora de hostess (seguramente sí) o si realmente lo decía en serio. También le pregunté que si pensaba dedicarse a ser una chica hostess por siempre y me dijo que evidentemente no, cuando se le pasara la juventud quería hacer algún trabajo más normal o casarse y cocinar para su marido ya que me comentó que le gustaba mucho la cocina (no es la única japonesa de la que he escuchado respuestas así acerca de sus planes de futuro).


En definitiva pasé una noche muy divertida y digna de recordar con Yuki. Al salir del club nos acompañaron a Adrien y a mi hasta el ascensor dándonos las gracias por todo y deseándonos que volviéramos pronto. Había amanecido ya en las calles de Kabukichō mientras Adrien y yo buscábamos algún restaurante de sushi para comer antes de irnos a dormir a casa. Finalmente entramos en un kaiten sushi que son de esos donde los platos van girando y vas cogiendo tú los que quieres. Adrien no paraba de hablar y hablar mientras yo me encontraba viendo pasar los pequeños platos pensativo en todo lo que había sucedido aquella noche. Me sentía contento de haber ido a aquel club y de haber conocido a Yuki, pero realmente me rechinaba el no saber hasta que punto había sido sincera conmigo. Mientras degustaba un nigiri sushi de atún recordé que Yuki me pidió intercambiar nuestras direcciones de email del móvil (los SMS es algo inexistente y anticuado en Japón), asi que le escribí diciéndole que realmente me lo había pasado muy bien con ella y que gracias por todo una vez más, poco tardó en contestarme con un mail de la misma índole.

A la mañana siguiente tras despertarme, pensé de nuevo en el asunto y saqué en claro que todo aquello no fue más que una fantasía y que no debía darle más importancia. Pasó tan solo un día hasta que Yuki por voluntad propia me envió un mail sencillo y aparentemente sin intenciones de nada -Hola Daniel! que tal tu día? no te estreses y cuida de tu salud. un beso.- Aquello hizo que dudase de nuevo, ¿realmente Yuki se preocupaba por mi? La historia continuó así durante un par de días más intercambiando mails, hasta que en uno de ellos me propuso quedar de nuevo, por un instante pensé que no se trataba de un asunto de trabajo pero recobré la cautela y le pregunté si quedar con ella conllevaba algún coste o no, a lo que me respondió -Sé de un sitio tranquilo en Roppongi donde las copas son baratas y puedo pasar la noche entera contigo por 5.000yens tan solo-. En parte me decepcioné pero no podía sorprenderme ya que sabía realmente que ella era una hostess asi que le dije que lo sentía pero que tenía otra fiesta con unos amigos. Continuó enviandome mails durante la semana en plan amiga preguntándome cosas del día y contándome que hacía ella, hasta que dejé de contestarle viendo que detrás de todo habían segundas intenciones. Más tarde me enteré que es muy normal que la hostess (o host) continue su relación fuera del club con su cliente e incluso que vayan al cine, de compras, a comer y cosas que se pueden considerar de pareja, ahí reside el peligro de quienes acaban enamorándose de una relación ficticia y no saben separar el mundo real del mundo de los sueños.

Tras mi primera experiencia visité posteriormente en noches de fiesta diferentes hostess clubs pero con la clara idea de saber en que consiste y disfrutar y nunca dejarse engañar. Siempre "de la mano" de Adrien ya que el se mueve en Kabukichō como pez en el agua y conoce a mucha gente de allí, pude incluso visitar el host club destinado para chicas Club Prince y conocer varios de sus empleados y ver desde los camerinos como se peinan y que ambiente se respira tras bastidores.

En mi opinión tanto los host y hostess clubs pueden ser una diversión muy buena y más si es en compañía de amigos, pero hay que tener cuidado y no dejarse engañar por las angelicales caras de estas muchachas ya que ellas saben que haciendo clientes fijos su sueldo aumentará significablemente.

Related Posts with Thumbnails